EL GLAUCOMA EN LOS GATOS - TODO TIPS

domingo, 29 de mayo de 2022

EL GLAUCOMA EN LOS GATOS

 

Al igual que ocurre con los seres humanos, el glaucoma es un problema que también puede afectar a la salud del gato. Este síndrome provoca un aumento de la presión intraocular, lo que lleva a la degeneración del nervio óptico. El glaucoma en los gatos puede surgir debido a otros problemas de salud ya existentes en el gato. Es importante destacar que, entre las enfermedades oculares de los gatos, el glaucoma necesita aún más cuidados. Si el problema no se controla, puede incluso causar la pérdida de la visión de su gatito.

Las causas del glaucoma

El glaucoma puede clasificarse de tres maneras: congénito, primario o secundario. En el caso de los felinos, esta enfermedad del ojo del gato suele ser congénita o secundaria. En el primer caso, significa que el animal ya nace con esta alteración ocular; en el segundo escenario, el glaucoma en gatos se desarrolla por algún problema sistémico preexistente que acaba desencadenando esta enfermedad en el ojo del gato. 

La principal causa de glaucoma en el gato es secundaria a una uveítis. La uveítis tiene como causas varias enfermedades sistémicas. Los más famosos son el FIV, el FELVelv, el FIP, el calicivirus, entre otras bacterias que pueden acabar afectando a la úvea del gato. 

Otras causas de glaucoma en los gatos son las neoplasias. Hay tres tumores que pueden participar en la formación del glaucoma: el linfoma (que puede estar asociado o no al VIF y al VLF), el melanoma difuso del iris y el adenocarcinoma del cuerpo ciliar.

El glaucoma primario es muy raro y se produce cuando el animal tiene una predisposición genética a desarrollar esta enfermedad. Algunas razas, como la birmana y la siamesa, tienen más probabilidades de sufrir la enfermedad.

Síntomas de glaucoma en los gatos a los que hay que prestar atención

Los síntomas del glaucoma en los gatos pueden ser bastante confusos para el dueño de la mascota. Los signos del glaucoma en los gatos son bastante traicioneros porque a menudo comienzan con señales extremadamente sutiles, difíciles de percibir por la familia del paciente, y solo se notarán cuando el glaucoma ya esté en una fase más avanzada. Entre los signos más comunes del glaucoma en los gatos podemos destacar:

·         Aumento del tamaño del bulbo ocular

·         Ojos rojos

·         Opacidad de la córnea

·         Pupilas dilatadas

·         Aumento de la presión intraocular

Glaucoma en gatos: la enfermedad debe ser diagnosticada por un profesional especializado en oftalmología

Si has notado alguno de estos síntomas en su gato, llévelo inmediatamente a una consulta con un veterinario, preferiblemente un especialista en oftalmología. Al tratarse de una enfermedad en el ojo del gato que es muy delicada, el diagnóstico debe ser realizado lo antes posible por un profesional. El diagnóstico de glaucoma en los gatos se hace por tonometría, examen que mide la presión de los ojos del paciente. Sin embargo, esta prueba por sí sola puede no ser suficiente y que también es necesario basarse en los signos clínicos que presenta el ojo. La uveítis, por ejemplo, es una enfermedad que reduce la presión, mientras que el glaucoma la aumenta. Así, cuando están juntos y se presentan simultáneamente, uno acaba compensando al otro y tenemos una presión normal. Por eso, a veces no se puede confiar tanto en la presión.

El tratamiento del glaucoma en los gatos puede realizarse con colirios, láser o implantes

Existen algunas formas de tratar el glaucoma en los gatos que dependen principalmente del análisis realizado por el oftalmólogo veterinario. Se pueden utilizar colirios, tratamientos con láser o incluso la implantación de válvulas en los ojos de los animales. Sin embargo, muchas veces, el tratamiento es limitado e infructuoso. Por lo tanto, la pérdida del ojo es una consecuencia común de la enfermedad. Los medicamentos responden muy poco. Por lo general, ese ojo extirpado tiene que ser remitido a un laboratorio de patología para averiguar por qué el ojo ha progresado de esa manera y hasta ese punto. En el caso de un glaucoma secundario, es muy importante tratar la enfermedad que dio origen a este problema.

Glaucoma en gatos: ¿cómo prevenir el problema?

Si estás preocupado por tu gato y quieres saber si hay alguna forma de evitar que tenga glaucoma, la única manera de hacerlo es con revisiones frecuentes. Solo este seguimiento con un profesional es capaz de detectar la enfermedad a tiempo, evitando que se convierta en un problema aún mayor. Además, también es muy importante observar todo el cuerpo de tu gato. 

Algo que se discute poco en los gatos es la cuestión de los dientes. Es muy importante que cuidemos los dientes y realicemos tratamientos periodontales porque, aunque es un poco menos común que en los perros, los gatos también pueden tener uveítis secundaria a algunas bacterias que provienen de la boca. 

La prevención del glaucoma en los gatos se basa esencialmente en la prevención de las enfermedades sistémicas que podrían atacar la úvea, causar uveítis y, posteriormente, glaucoma.




Términos utilizados

Feline Immunodeficency Virus (FIV)

Feline Infectious Peritonitis (FIP)

Feline leukemia virus (FeLV),

Virus de la inmunodeficiencia felina (VIF)?

Virus de la leucemia felina (VLF)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Uso cookies para darte un mejor servicio.
Mi sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más